sábado, 1 de febrero de 2014

LOS DIAMANTES DE LA GRAN DUQUESA (1972)



Los diamantes de la Gran Duquesa (1972) fue publicada en la revista Mortadelo en los números comprendidos entre los números 87 y 97 (ambos inclusive). Se trata de un episodio clásico de principios de los setenta, un “Mortadelo típico”, el que bien le podríamos ofrecer a cualquiera que desconociera la serie, para que se hiciera una idea sobre la misma. Por su esquema de buscar “diez objetos en diez sitios distintos”, se puede decir que sigue la estela de La caja de diez cerrojos (1971), pero al estar desprovista la historia del exotismo de los viajes, se puede encontrar mayor relación con historietas más “urbanas”, como A la cazadel cuadro (1972), Operación ¡bomba! (1972) y los futuros El plano deAli-Gusa-No (1974) y El
caso del calcetín (1976).

            El dibujo, como corresponde a esta etapa, se caracteriza porque los personajes parecen algo achaparrados y menos estilizados de lo que estarían años después, con unas manos algo grandes, seguramente por la influencia del entintador y encargado de acabar el lápiz de Ibáñez en aquel momento, Martínez Osete.  La historia se articula en once capítulos de cuatro páginas cada uno.

            En el primero de ellos, observamos gracias a un narrador en tercera persona que nuestros agentes aparecen ya metidos en faena, sin que se vea cómo el Súper les asigna la misión. ¿En qué consiste la misma? En custodiar los diamantes de la Gran Duquesa Tatialagüeña, personaje que a pesar de figurar en el título del álbum, solo aparece físicamente en una notable primera viñeta en la que la vemos desfilar con todo su séquito. Es una lástima que el personaje no se deje ver más, dado el acertado diseño con que Ibáñez la ha caracterizado. Desconocemos la procedencia de esta noble señora, aunque por el diseño de los cascos de algunos de sus acompañantes, bien podría emparentarse con la nobleza prusiana.

            Como no podía ser de otra forma, los diamantes peligran al estar guardados en un maletín diseñado por Mortadelo, quien de esta forma recuerda su etapa de inventor en la época de Agencia de Información. Una vez perdidos los diamantes, esta especie de prólogo se completa con una serie de cambiazos en los que destacan un par de disfraces de Mortadelo: el de Discóbolo y el de fantasma, que le confiere la propiedad de atravesar las paredes. Finalmente, la incompetencia de la pareja (porque Filemón no se queda corto), hace que los diamantes sean robados.

            En el segundo capítulo, Mortadelo hace una mítica entrada disfrazado de “camelo” y Filemón le expone la misión, tras una tensa entrevista con el Súper. Vicente “el Urraco” ha robado los diamantes de la Gran Duquesa y los ha ocultado en diez sitios distintos, que nuestros hombres deberán visitar en busca de los preciados objetos. Este planteamiento ofrece algunas dudas: ¿por qué el villano decidió esconder los diamantes en lugar de venderlos?, y por otra parte, ¿por qué el Súper encarga a Mordelo y Filemón que los recuperen de forma lineal, en lugar de mandar a diez agentes simultáneamente? Respecto al apelativo del ladrón, no deja de ser significativo que se llame “el Urraco”, ya que es conocida la atracción que los objetos brillantes, como los diamantes, ejercen en animales como las urracas. Esto nos lleva a recordar el papel que desempeña la urraca en una aventura de Tintín que, ya desde el título, presenta similitudes con Los diamantes de la Gran Duquesa. Se trata de Las joyas de la Castafiore (1962), aunque los caminos que siguen las obras de Hergé y de Ibáñez son tan dispares que es absurdo hablar de influencia. El primer destino de nuestros agentes será una comunidad de vecinos, en la que destaca una trifulca entre dos “marujas”. Una vez rescatado el diamante, por casualidad, la imprudencia de Mortadelo lleva a hacer que el Súper acabe tragándoselo.

            El tercer episodio sentará las bases de las entradillas típicas de este álbum, marcadas por los conflictos con el Súper. Esto ocurrirá también en álbumes como La perra de las galaxias (1988), donde incluso se encuentran chistes parecidos al que abre este capítulo. No obstante, en las páginas que nos ocupan encontramos una contradicción en la que no sabemos si habrán reparado nuestros lectores. El chiste que se plantea es el siguiente: Mortadelo, teléfono en mano, le dice a su jefe que ha llamado el Súper. Filemón le pregunta que si tiene el teléfono bien tapado y, una vez asegurado, insulta al Superintendente. Sin embargo, resulta que Mortadelo estaba realmente hablando con su tía por teléfono, mientras que el Súper se había personado en la residencia de los agentes. Obviamente, la situación se salda con una paliza del Superintendente a Filemón.

            Sin embargo, encontramos algunos indicios que nos muestran que tal vez el chiste original sería otro: Mortadelo tiene el teléfono colocado del revés y está tapando el auricular, no el micrófono del mismo. Puede que por ello el Súper hubiera oído a Filemón y acudido a su casa en busca de venganza. Esto justificaría que Mortadelo especifique en la viñeta 9 de la página 15 que tenía el teléfono tapado “pero no el micro”. Si el Súper ya estaba en la casa, ¿qué más da que el micro estuviera tapado? ¿Ha habido un cambio en los diálogos? ¿A Ibáñez se le ocurrieron los dos chistes y se confundió en la ejecución en lugar de optar solo por uno de ellos? Dejaremos que los lectores decidan. 



            El segundo diamante está escondido en una obra, escenario que se repetirá en álbumes como en El sulfato atómico (1969), El plano de Ali-Gusa-No, Los secuestradores (1975), La gallina de los huevos de oro (1976), Soborno (1977), El atasco de influencias (1990), El trastomóvil (1996), El señor de los ladrillos (2003) o Jubilación…¡A los 90! (2011), además de en historias de Chicha, Tato y Clodoveo como El negociete (1986) y  La obra (1989). Sobresale en esta ocasión algún gag relacionado con el canibalismo, así como el uso del contrapicado en la viñeta 1 de la página 9. La extraña postura de la persecución de la viñeta 1 de la página 12 nos sirve para desvelar que el diamante se encontraba en realidad en un pedrusco de cartón-piedra oculto en la obra. Una vez recuperado el diamante, Mortadelo demuestra no haber aprendido la lección, pues si en el capítulo anterior hizo que el Súper se lo tragara por lanzárselo, ahora lo manda directo a una alcantarilla – a pesar de lo poco probable es que en un despacho haya una alcantarilla-, por lo que el agente de la TIA acaba sumergido en el detritus buscando la importante joya.

            El siguiente diamante se encuentra en el fondo del puerto, y para este tramo Ibáñez decide acompañar a  Mortadelo y Filemón de una tortuga, que será el gran hallazgo cómico, con sus impertinentes réplicas, esas que el dibujante suele tener reservadas para los caballos y otros animales. Nuevamente encontramos algunos chistes destacables, como el referido (nuevamente) al canibalismo o el de la sopa de tortuga. Algunos planos interesantes en contrapicado, como el de la viñeta 2 de la página 16 amenizan la narración hasta llegar a encontrar el diamante, oculto en un jarrón, todo esto culminado con el desafortunado comentario del Súper, que desencadena la venganza. En el quinto episodio, el diamante está escondido en la copa de un árbol. Para darle un poco de salsa a lugar tan simplón, Ibáñez centra los gags en los golpes que va recibiendo Filemón en su malherido pie, recurso tomado del cine cómico clásico, como atestiguan algunos cortos de Laurel y Hardy. Este recurso cómico se utilizó también en Contrabando (1978), La perra de las galaxias y en El SOE (1992). Los continuos golpes en el pie de Filemón culminan con el “toque de gracia” que le da el Súper, provocando la ira de su agente. Así, se concluye un capítulo que poco tiene de destacable más allá de mostrarnos al tierno Mortadelo de los setenta jugando con soldaditos.

            El sexto episodio se desarrolla, una vez que el Súper ha pillado a Mortadelo y Filemón afrentándole en su domicilio, en un salón de belleza, escenario poco habitual. Con el chiste del “pelo en pecho”, Ibáñez se quita a un susceptible y masculino Filemón de encima para que sea Mortadelo el que se luzca creando el caos en la peluquería. Una vez entregado al Súper el diamante, que estaba en un secador, las alusiones al “pelo” hacen que esta vez sea Mortadelo el que se vengue de su superior, lo cual nos trae reminiscencias de los primeros álbumes. El séptimo capítulo arranca con una exhibición de dos costumbres muy españolas, como son la de holgar cuando el jefe no está y la de marcarse “faroles”. Destaca la metáfora visual en la que Mortadelo se queda literalmente “helado”. El episodio transcurre en las cloacas, como veremos en Los sobrinetes (1988) y  El atasco de influencias. Nuevamente un plano picado sorprende en la viñeta 6 de la página 26, concluyendo el capítulo de forma tópica: el diamante es hallado en un ladrillo y la alusión al mal olor de los agentes detona su venganza.

            El octavo episodio comienza con los agentes haciendo vudú al Súper (algo que reaparecerá en La perra de las galaxias), lo que desata una persecución que el idealista Rompetechos interpreta como una cruzada. El diamante se halla en una estatua de un local llamado El club de la broma, en el que una serie de trampas y trucos dan lugar a gags mecánicos, poco preparados, en un capítulo rutinario que supone lo peor del álbum.  El noveno episodio muestra el gusto de Mortadelo por lo paranormal y misterioso, pues si en el anterior creía en las propiedades del vudú, ahora cree en espejos mágicos, ataviado como la madrastra de Blancanieves. El gag del espejo, uno de los más divertidos. El resto del tramo transcurre en una granja, escenario habitual de otras aventuras como A la caza del cuadro, Los gamberros (1978), Los sobrinetes, Las vacas chaladas (1997), Gasolina…la ruina (2008) o ¡Espías! (2012). Finalmente, el diamante es hallado en un cubo y el episodio culmina con otra venganza por el comentario improcedente del Súper.

            El comienzo del penúltimo capítulo es hilarante: mientras que Filemón asume la catártica actividad de pintar al Súper con cuerpo de burro, Mortadelo lo esculpirá en barro. Esta faceta de Mortadelo esculpiendo a sus compañeros de oficina la volveremos a ver en Clínicas antibirria (1993). El escenario escogido por “el Urraco” para este diamante será un parque, escenario de futuras aventuras como Timazo al canto (1994) y El disfraz, cosa falaz (1995). Allí se enfrentarán con un guarda antes de encontrar la joya, que estaba enterrada.


            En el último episodio, en el que parece que se confirma que los agentes viven juntos, pues Mortadelo habla de “nuestra ausencia” cuando le explica a su jefe la alarma (nada discreta) anti-robos que ha instalado. En esta ocasión, nuestros protagonistas deben ir a por el último diamante, que está en casa de Mike Buharro, aunque no sabemos por qué “el Urraco” (del que no se vuelve a hablar) confió en otro delincuente para custodiar parte de su botín. Al ver el tamaño del sombrero de su enemigo, Mortadelo huye como hará al ver el collar de un perro enorme en Misión de perros (1975). Finalmente, tras algunos intentos fallidos de entrar en su casa, comprueban que el villano es un canijo dotado de una enorme cabeza, que recuerda mucho al  futuro malo de Losmonstruos (1973). Una vez recuperados todos los diamantes, el afán juguetón de Mortadelo y su irresponsabilidad lo llevan a que el maletín que contenía todas las joyas sea triturado por una apisonadora. A pesar de que Filemón no ha tenido nada que ver con esto último, el Súper y la Gran Duquesa (que aparece en off) lo persiguen también, mientras Mortadelo le presta su original disfraz de cirro-cúmulo.

            En conclusión, Los diamantes de la Gran Duquesa, aunque no es muy original ni presenta elementos realmente destacables, es un buen álbum de Mortadelo y Filemón, con momentos divertidos, que hará pasar un buen rato a los aficiondos a la serie de Ibáñez.Quizá esto llevara a BRB Internacional a escoger esta aventura para su adaptación a los dibujos animados en la serie de 1994.

36 comentarios:

cartillero dijo...

Para mi, como cualquier otra aventura de la época, una pequeña joyita... Gracias por la reseña, Chespiro, siempre un placer leerte!

Raw dijo...

El gag del "gorrino bigotudo" es mítico. Me encantan esas escenas de mosqueo del Super por un insulto y en general esos gags que diversifican un chiste en cada episodio como hilo conductor.

Chespiro dijo...

Gracias a ambos por los comentarios. Me alegro de que esta aventura os guste tanto como a mí.

Anónimo dijo...

chespiro, mira esto:

www.3dwire.es/noticias/noticia/comienza_cartoon_movie_2014

Anónimo dijo...

Es de las últimas aventuras que leí y por cómo están organizados los capítulos me recuerda precisamente a La Caja de los Diez Cerrojos, A la Caza del Cuadro, Operaión Bomba, Los Monstruos, Pánico en el Zoo, La Máquina de Copiar Gente entre otros. Una cosa que me llama la atención es el color de las imágenes, porque me compré el cómic el mes pasado y las imágenes tienen otro color. Ésta es una de las cosas que más me llaman la atención, el hecho de que algunos cómics hayan sido recoloreados.
Si a ti también te llama la atención, me gustaría que escribieses sobre ello porque en realidad son muchos los comics que fueron recoloreados.
Vale?

Anónimo dijo...

¿Chespiro?

Anónimo dijo...

no, no soy yo

Anónimo dijo...

hola soy el que habla del color. Me gustaría saber qué versión es esta ¿es la original? me interesa por el color porque el que yo tengo es una edición del año 94 y tiene un color similar al de soborno, el transformador metabólico, los secuestradores, misión de perros, el elixir de la vida, los monstruos, los invasores y la brigada bichera.

Anónimo dijo...

perdón, la edición no es la del año 94 sino la del 97, justo la siguiente. El núnero 66 de la actual colección olé, la segunda edición.

Anónimo dijo...

Se echa de menos a Raw peloteando a diestro y siniestro .

Raw dijo...

En cambio, a tí anónimo creo que no. Estabas mejor en tu cueva ;)

Francisco Villalobos dijo...

interesante texto, como siempre. La verdad es que invita a una relectura. Y a crear, el genio inventivo de Ibáñez es de los que te empujan a hacer algo (aunque siendo tan bueno también podría invitar a lo contrario, a no hacer lo que los genios saben hacer mucho mejor)

Chespiro dijo...

Ante todo, disculpad todos la tardanza en contestar. Motivos varios me han tenido algo alejado del mundillo, e intentaré volver en cuanto pueda.
Lector Anónimo, lamento no poder informarte más detenidamente acerca del color, ya que como esto siempre lo han hecho los "talleres" (hoy en día una chica, que es la colorista), de forma ajena a Ibáñez, nunca he centrado mi atención en ello.
En cuanto al Anónimo que hace un comentario al respecto del amigo Raw le diré que su aportación está fuera de lugar, por lo que le ruego encarecidamente que no reincida en comentarios de ese cariz.
Raw, al igual que otras personas que tienen la bondad de pasar por aquí, es un lector fiel que siempre me ha distinguido con su presencia, y que nunca se ha salido de tono con sus comentarios, como ha hecho usted.
No es este el foro para ese tipo de actuaciones, por lo que le ruego a Anónimo (al menos podría firmar lo que dice) que no se repitan.
Gracias a todos.

Anónimo dijo...

hola, chespiro, soy el anónimo del color, en realidad me bastaría con saber si las imágenes las sacaste del de la colección ases del humor, saber si pone en el libro si es la primera edición, entre el 72 y el 73, a no ser que no lo tengas y hayas copiado la portada de internet, y hayas sacado las imagenes de otra edición, no pasa nada, sólo quiero saber la edición que leíste tu. Y bien, lo de los códigos de color, es que es algo que me llama la atención y me encanta sobretodo si hay aventuras que de una edición a otra cambian de código, entre los que tu comentaste están: EL ANSIA DE PODER, EL SEÑOR TODOQUISQUE, LA MALDICIÓN GITANA, EL CASO DEL BACALAO, y muchos otros. Algunas aventuras se pueden ver hasta con tres códigos de color distintos, como mundial 78.

Anónimo dijo...

tengo que cofesar que tengo algunos comics repetidos para poder disfrutarlos con distintos códigos de color ¿algún lector ha hecho lo mismo?¿¿cómo se ha sentido??

Anónimo dijo...

nunca ha coloreado Ibáñez sus comics? lo hacían los talleres? eso me recuerda a que en algunas revistas de Super Mortadelo ediciones B invitaban a los lectores a que creasen historietas para publicarlas, sin embargo, pedían a estos nuevos dibujantes que solo hubiese blanco y negro porque el color lo ponían los encargados de la revista (según decían las instrucciones). Por otro lado, leí que historietistas como Jan y Paco Roca pintan las aventuras que dibujan.

Anónimo dijo...

me encanta este blog. Aquí descubrí El Ansia de Poder con otros colores a los que yo tenía y, poco después,lo encontré precisamente con esos colores y lo compré.

Anónimo dijo...

tengo muchas anecdotas sobre los comics que comentas. Los Diamantes de la Gran Duquesa los encontré pocas semanas después de que colgaras este texto.

Anónimo dijo...

en el comentario anterior puse los encontré. Quise escribir que lo encontré, encontré el comic, en la colección OLÉ. No sé por qué escribí los encontré, por si alguien entendió otra cosa lo reescribo ahora

Anónimo dijo...

Ahora sí que sí, me temo.

Mortadeloyalgomas.blogsport.com.es
(20 de mayo de 2007 - 1 de febrero de 2014).

Anónimo dijo...

estoy deseando ver otro artículo sobre otra aventura de MORTADELO Y FILEMÓN. Lo estoy pidiendo a gritos. Me encanta este blog.

Anónimo dijo...

estoy deseando ver otro artículo sobre otra aventura de MORTADELO Y FILEMÓN. Lo estoy pidiendo a gritos. Me encanta este blog.

Anónimo dijo...

no sé qué ha pasado, sin querer puse un comentario dos veces. Lo siento

Anónimo dijo...

no sé qué ha pasado, sin querer puse un comentario dos veces. Lo siento

Anónimo dijo...

perdón si hablo demasiado sobre el color pero me parece un dato muy importante. No se lee igual un comic con unos colores que con otros.

Anónimo dijo...

y en algunos casos, la diferencia es enorme, por ejemplo: las aventuras El Caso del Calecetín, Armas con Bicho, El Candidato, Lo que el Viento se Dejó, El Cocherito Leré, Testigo de Cargo, El Balón Catastrófico, Mundial 78, y algunas otras fueron recoloreadas de una manera concreta que les hace parecer comics muy serios, y a mi parecer son colores muy realistas. Este código de color es muy similar al de las aventuras Llegó el Euro y El Ordenador ¡Qué Horror! las cuales fueron coloreadas sólo de esa manera y me parecen aventuras bastante serias, aúnque con mucho humor. Y esto es importante, porque en el caso de Lo que el Viento se Dejó, Ladrones de Coches, Armas con Bicho y El Candidato se tratan de temas serios. Algunos de estos me parecieron más divertidos cuando los leí viendo el código de color antiguo (no sé si es el primero), parecía como si los leyese por primera vez. Por eso, ahora me preocupo por encontrar las aventuras con colores antiguos, porque en las mayoría de los casos me parecen más divertidos.
Y, en el caso de Los Diamantes de la Gran Duquesa, he visto las imágenes de éste blog y los colores se parecen a Los Monstruos y Los Invasores (casualmente sus recoloraciones actuales también se parecen). Os aconsejo a los lectores de Mortadelo y Filemón que también provéis a buscar las aventuras de Mortadelo y Filemón con los distintos códigos de color, a ver cómo los disfrutáis.

Anónimo dijo...

por cierto, el recurso de que un personaje (Filemón casisiempre) sea lesionado al principio del capítulo, en este caso en el pie, y sufra varios golpes en el mismo lugar se repite en otras aventuras aunque suceda esto en otras partes del cuerpo: en la Perra de las Galaxias sucede en el pie; en Impeachment, en la mano, en el Caso del Señor Probeta sucede en la nariz, en el primer capítulo, y en la cabeza, durante parte del cuarto capítulo, y en la Misión en el Queen Cascajo, Filemón sufre inflamación y desgarro en la espalda. Sucedía algo más en alguna aventura larga de los años 70, pero no recuerdo, ya miraré.

Anónimo dijo...

Ahora me acuerdo. La aventura larga era La Máquina de Copiar Gente, en donde Filemón sufrió un accidente con la moto (no se ve en cómic) y durante el cuarto capítulo sufre un dolor de riñones por ello, y sufre varios golpes ahí. No he visto que eso le pase a Mortadelo, o no recuerdo en qué aventura.

Anónimo dijo...

Hola
no sé si aquí me podéis ayudar. Hace tiempo que estoy buscando unas historietas de Mortadelo y Filemón que no sé cómo encontrar, y una concretamente en la que Mortadelo y Filemón vuelan en avión pero resulta ser todo un sueño

Anónimo dijo...

no sé cómo encontrarla porque no me apunté el número. Recuerdo que la encontré en un tomo de super humor, debe ser de los antiguos. Recuerdo parte del diálogo, El Super llama a Mortadelo y Filemón y les pregunta si saben volar, estos se van por la ventana y vuelven para responder que no.
En el mismo tomo había una historieta en la que aparecía uno de la ABUELA para ofrecer sus servicios como guardaespaldas, recuerdo que uno de los agentes dijo "UN GORILA DE LA ABUELA".
También recuerdo que había historietas de zipi y zape, una en la que lesionaban a sus compañeros para ser ellos los primeros que llegaban a clase.
Es lo único que recuerdo, de momento. No sé de que formas puedo encontrarlo, o si es posible encotrarlo en la actualidad.

Anónimo dijo...

hola Chespiro
imagino que estás de vacaciones y por eso no respondes a los mensajes del blog y no escribes más artículos. Tienes un blog genial, has hecho un gran trabajo, y seguro que te mereces las vacaciones. Como no sabes quién soy, diré que soy el anónimo del color, créeme.
¡Qué vayan bien las vacaciones!

A mí el que me molaba era el Capitán Trueno dijo...

Me parece recordar que en otra historieta de M&F el extraño nombre de la Duquesa, «Tatialagüeña», aparecía convertido en grito ritual de una tribu de salvajes. ¿Te suena, Chespiro? ¿O lo recuerda alguien más?

Anónimo dijo...

a mí también me recuerda pero no caigo. Acabo de buscar en Las Embajadas Chifladas y en Mundial 94 pero no he encontrado nada.

Anónimo dijo...

en la página no oficial de Mortadelo y Filemon se equivocaron al nombrar una aventura en lo de el gag de la semana. Pone que la aventura es Testigo de Cargo y yo creo que es El Preboste de Seguridad. Este es el enlace: http://mortadelo-filemon.es/content?q=c2VseWVhcnM9MjAxNCZzZWx3ZWVrcz0xJmNjb2RlPUdBRyZwbT1ibG9nJmxhbmc9ZXMmeT0yMDE0Jnc9MSZ3b2Zmc2V0PTEmdXJsPQ%3D%3D#.VCRC_RZW9eA

Anónimo dijo...

Ahora sí que sí, me temo.

Corra, jefe, corra (2007 - 2014)

Gran blog. RIP

Anónimo dijo...

pues este último mensaje no me ha gustado nada. Voy a ver La Página No Oficial.